Inversión española en Latinoamérica: Potencial de la región.

Por Ricardo Lecaro Manrique

@rlecaman

Este artículo fue escrito como investigación para el departamento de Corporate Law de un despacho de Abogados con el que colabore el año pasado. Muchos de sus clientes tienen inversiones y proyectos en Latinoamérica por lo que los abogados no sólo deben conocer las leyes españolas, sino también tener nociones del mercado de inversión principal de sus clientes y conocimiento sobre la favorabilidad de la inversión en distintas regiones del mundo. En el caso de las empresas españolas un gran porcentaje de los proyectos internacionales no europeos se realizan en Latinoamérica, por ello concentran muchos estratégicos de sus esfuerzos en esta región del mundo. Aquí presentó una versión actualizada del mismo. 

El estancamiento económico español y el crecimiento acelerado de la región latinoamericana obligó a los promotores españoles a dirigir la mirada hacia América Latina. El año pasado en Latinoamérica se invirtieron más de 200.000 millones de euros en proyectos de infraestructura, lo que representa cerca del 4% de su PIB regional. Según el informe de la firma consultora CG/LA “2012 Top 100 Strategic Infraestructure Projects in Latin America” los países latinoamericanos que lideran la inversión en sectores estratégicos son Brasil, México, Perú y Colombia representando casi el 70% de la inversión total de la región.

La región presenta su atractivo para el capital internacional, sin embargo, los pasados escándalos sobre expropiaciones hicieron saltar las alarmas sobre la estabilidad del marco legal necesario para permitir la continuidad de las inversiones en el  largo plazo. Los países líderes en inversión extranjera (Brasil, Chile, Colombia y Perú) han tomado un rumbo firme en este sentido; la tendencia generalizada ha sido estrechar lazos con inversores privados internacionales para hacer frente a las necesidades estructurales que precisan para su desarrollo interno y competitividad internacional.

Brasil se ha convertido en el paradigma del crecimiento regional. De hecho, en años anteriores se convirtió en la sexta economía mundial, rebasando a la del Reino Unido; logró crecer en medio de la crisis financiera internacional un 7,5% en 2010, otro 2,7% en 2011 y 1,35 % en 2012, sumando un PIB total de alrededor de 2.000 millones de euros.

Sin embargo, Brasil enfrenta grandes necesidades de infraestructura acentuadas por celebración del Mundial de 2014 y las Olimpiadas de 2016. El Foro Económico Mundial lo posiciona número 104 de 142 países en calidad de infraestructuras (detrás de China, India y Rusia). Para afrontar dichas necesidades el gobierno de Dilma Roussef presentó en 2012 un plan de infraestructuras de 52.000 millones de euros (133.000 millones de reales) para los próximos 25 años incluyendo la concesión de 10.000 kilómetros de ferrocarriles y 7.500 kilómetros de carreteras. La Presidenta, tradicionalmente escéptica a cualquier tipo de privatización reconoce que sin el sector privado internacional Brasil no podrá construir la red de infraestructuras que necesita. Sin embargo, Brasil aún presenta diversos problemas de burocracia, solidez de las instituciones y madurez de su democracia que debe superar o mejorar para que la inversión internacional siga fluyendo, después de todo, es innegable que el ritmo ha desacelerado. La pregunta inevitable que surge es ¿Esta Brasil preparado para un crecimiento sostenido?

La evolución de Colombia también presenta datos favorables. El país cafetero logró un crecimiento del 5.9% en 2011 y 4% en 2012 según datos del Banco Mundial, ubicado ente los más altos de la región. Su larga tradición democrática, estabilidad jurídico-política e intachable comportamiento en el pago de su deuda soberana, han contribuido a crear un marco de inversión favorable para la inversión extranjera.

El sector de infraestructuras colombiano sigue presentando grandes deficiencias debido a la complicada orografía colombiana. Para hacer frente a ello el Gobierno Colombiano ha elaborado un ambicioso Plan de Infraestructuras que contará con una inversión de más de 41.000 millones de euros  hasta 2018 para la inversión de carreteras, vías férreas, puertos y aeropuertos. La financiación de los proyectos se articulará bajo la modalidad de asociaciones público-privadas, apelando a la experiencia y know-how extranjeros en el sector.

En Perú, la rueda ya ha empezado a girar y no parece querer detenerse. Perú presenta el mejor crecimiento sostenido regional de los últimos años con un promedio de crecimiento de alrededor del 7%. Este país de los Andes centrales es el que ha ejecutado el mayor número de grandes proyectos de Latinoamérica (21 proyectos que suman más de 19.000 millones de euros en inversiones en infraestructura) y cuenta con proyectos a futuro de más de 8.000 millones de euros sobre un plano de inversión internacional muy alentador.

En definitiva, los citados planes de infraestructuras constituyen una invitación a la inversión privada extranjera.  Con ello se garantiza un marco muy favorable y una opción especialmente atractiva con que paliar la falta de oportunidades en el viejo continente para las empresas de infraestructuras. En un idóneo intercambio se ponen así sobre la mesa, de un lado, la urgente necesidad de los países latinoamericanos de dar forma y estabilidad a su rápido crecimiento a través de una sólida red de infraestructuras y del otro, la larga trayectoria, experiencia y liderazgo de las empresas españolas en el sector.

Por el momento, los países de Latinoamérica se han favorecido de la novedad del crecimiento y el aluvión de inversión internacional. Pero el panorama esta cambiando y la situación favorable no es igual que años anteriores. Cuando llegue el momento veremos que países han fortalecido sus instituciones, la libertad económica y la confianza internacional optando así por un modelo de crecimiento sostenido frente a los que han optado por un modelo de crecimiento dependiente del Estado que inevitablemente se enfrentarán a problemas de presupuesto para seguir financiando sus elevados gastos del erario público.

Nota: La razones de porque Ecuador no se encuentra en esta lista pueden encontrarse en el artículo que escribí hace un tiempo titulado “Crecimiento económico de Ecuador: verdades y mentiras”

 

Esta entrada fue publicada en Derecho, Lecaro, Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s